¿CÓMO PODEMOS MEJORAR NUESTRO BIENESTAR?

Inicio una nueva etapa en mi blog con la intención de que la página web sea realmente útil para todas aquellas personas que quieren mejorar su bienestar. ¡Ahí es nada! Mejorar la capacidad de bien vivir, de bien estar. Cultivar ese “estado de la persona en el que se le hace sensible el buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica”, como nos dice la Real Academia Española.

La neurociencia se ha fijado también en el bienestar como objeto de estudio. De sus hallazgos nos interesa destacar que el bienestar se puede entrenar y medir. La investigación nos va desvelando los factores que forman el bienestar, a través de cómo se manifiesta en la mente y en el cuerpo.

Como dice el Dr. Richard Davidson, no hablamos de algo fijo y estático sino de un conjunto de habilidades que se pueden aprender y cultivar con el tiempo, de la misma manera que aprendemos a tocar un instrumento musical o a ir en bicicleta.

Fruto de distintas investigaciones realizadas, desde el Center for Healthy Minds (Centro para mentes saludables) de la Universidad de Wisconsin-Madison, fundado por el Dr. Davidson, sugieren 4 componentes del bienestar. Las evidencias sugieren que el entrenamiento en estas áreas puede marcar una diferencia sustancial en la mejora del bienestar. Veamos cuáles son:

  1. Actitud positiva. Saber disfrutar de cualquier actividad que realicemos, desde saborear una comida a un encuentro de familia o con amigos, junto con saber ver en fondo de bondad y compasión en las personas, ha demostrado que tener una actitud positiva mejora el bienestar psicológico.
  2. Tener un propósito de vida. Una clara visión de la dirección de nuestra vida y nuestras acciones permite desarrollar mayor resiliencia, que nos permite recuperarnos con mayor rapidez de las situaciones adversas. Nos permite también mejorar el bienestar y puede actuar incluso como un protector contra trastornos mentales.
  3. Más mindfulness – Menos mente errante. Las personas que se concentrar en lo que hacer y no dejan que sus mentes estén vagando distraídamente se sienten mejor consigo mismas. Disminuye la tendencia a querer y desear cosas que no tenemos, haciendo buena la máxima de que no es más rico quien más tiene sino quien menos desea.
  4. Cuidar a los demás. Cualidades como la empatía, la compasión y la gratitud constituyen otro componente del bienestar. Participar en actos de generosidad, entrenar la compasión favorece la aparición de conductas más pro-sociales encaminadas a disminuir el sufrimiento de los demás.

Carles Ruiz-Feltrer, Coach e Instructor acreditado en MBSR (Mindfulness based Stress Reduction) Autor de “Mindfulness práctico. Reduce el estrés y vive en conciencia plena” Ed. Oberon